0
Shares
Google+
Durante el proceso de toma de decisiones vamos a tener en cuenta 3 momentos clave:
1. Recogida de datos:
Esta fase, la recogida de datos, hay que hacerla siguiendo un cuadro de mando o modelo de informe diseñado previamente, también es el momento para tomar anotaciones de insights vistos, o recogidos en otros ámbitos de la empresa (servicio post venta, equipo comercial, equipo de ventas, product managers …), o de la competencia.
Dependiendo del tipo de información a recoger, si se hace muy tedioso o hay que trabajar con muchos segmentos puede ser interesante automatizar procesos, o utilizar herramientas avanzadas de reporting, pero recomiendo no hacer toda la recogida de datos de forma automatizada ya que siempre es interesante rascar un poquito más allá de lo que hacemos cada día, para comprobar datos o para intentar crecer descubriendo nuevos segmentos.
Toma de decisiones
A partir de los datos recogidos gracias al método utilizado, es el momento de tomar decisiones, para ello se formularán hipotesis, y en el caso que sea posible o necesario, reforzar la hipotesis con herramientas que la verifiquen, para hacer las recomendaciones.
Es recomendable que las fases se realicen por separado, e incluso en días separados para no distorsionar esta fase ya que es la de las recomendaciones basadas en la información recogida. Como recomendación es interesante reservar en la lista de tareas un espacio para tomar estas decisiones
Implementación:
Para mi este es el momento más importante ya que es el momento en que damos valor a todos los pasos anteriores, muchas empresas se jactan de saberse de memoria sus datos, de tener kpis increíbles, gráficas en 4 dimensiones e incluso en movimiento, pero no sirve para nada disponer de todos estos atos si no se pasa a la acción.
Hay que pasar del «a ver que pasa la semana que viene» al «quiero que pase y voy a participar de este éxito».
Esta fase de implementación pude ser muy variada, desde aspectos de seo, usabilidad, revisión de copys, tono, diseño, …
No nos olvidemos que todo lo hacemos para cumplir un plan de marketing, aumentar el ROI … y esto no se hace solo, en marketing online no sirve rezar, hay que pasar a la acción o ver como nuestra competencia si que lo hace.
Eso es todo, pero recuerda que antes de aprender a correr hay muchas caídas por el camino, pero si trabajamos de forma ordenada … todo es más fácil.

Orquestar puede parecer intuitivo pero resulta de un proceso de decisiones premeditadas y basadas en datos. Lo mismo que en la Analítica Web, este proceso consta de 3 momentos clave:

1. Recogida de datos

Esta fase, la recogida de datos, hay que hacerla siguiendo un cuadro de mando o modelo de informe diseñado previamente, también es el momento para tomar anotaciones de insights vistos (aprendizajes), o recogidos en otros ámbitos de la empresa (servicio post venta, equipo comercial, equipo de ventas, equipo de producto …), o de la competencia.

Dependiendo del tipo de información a recoger, y si se hace muy tedioso o hay que trabajar con muchos segmentos, puede ser interesante automatizar procesos o utilizar herramientas avanzadas de reporting. Pero recomiendo no hacer toda la recogida de datos de forma automatizada ya que siempre es interesante rascar un poquito más allá de lo que hacemos cada día, para comprobar datos o para intentar crecer descubriendo nuevos segmentos..


2. Toma de decisiones

A partir de los datos recogidos gracias al método utilizado, viene el momento de tomar decisiones. Para ello se formularán hipótesis, y en el caso que sea posible o necesario, se reforzarán las hipótesis con herramientas que la verifiquen para hacer las recomendaciones (en el caso de que debas informar a un superior que para la toma de decisiones).

Es preferible que las fases se realicen por separado, e incluso en días separados para no distorsionar la toma de decisiones ya que tiene que basarse en la información recogida y no estar intoxicada por la dinámica de la recolección. Como sugerencia, es interesante reservar en la lista de tareas (to do notes) un espacio para pensar en las opciones para recomendar y tomar las decisiones convenientes..


3. Implementación:

Para mi este es el momento más importante ya que es el momento en que damos valor a todos los pasos anteriores, muchas empresas se jactan de saberse de memoria sus datos, de tener KPI’s increíbles, gráficas en 4 dimensiones e incluso en movimiento, pero no sirve para nada disponer de todos estos datos si no se pasa a la acción.

Hay que pasar del «a ver que pasa la semana que viene» al «quiero que pase y voy a participar de este éxito». Esta fase de implementación pude ser muy variada, desde aspectos de SEO, usabilidad, revisión de copys, tono, diseño, etc.

No nos olvidemos que todo lo hacemos para cumplir un plan de marketing, unos objetivos como mejorar el ROI o lo que fuese… y esto no sucede solo por tener fe. En marketing online no sirve rezar, hay que pasar a la acción o ver como nuestra competencia lo hace.

Eso es todo, pero recuerda que antes de aprender a correr hay muchas caídas por el camino, pero si trabajamos de forma ordenada … todo es más fácil.

Previous post

Páginas de Facebook: Que hacer y que No hacer

Next post

4 trampas mentales que todo Analista debería evitar

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *