0
Shares
Google+

Cuando nos ponemos a optimizar conversiones, una de las acciones que suelen dar más ROI es echarle un ojo a los funnels de conversión de objetivos, porque esto permite trabajar para evitar pérdidas de conversiones en vez de trabajar para conseguirlas. En el fondo se trata de intentar que los usuarios que están a medio convertir no lo dejen para otro día.

Una de las limitaciones de Google Analytics, (y algo sobre lo que se pregunta con frecuencia) es la posibilidad de segmentar el funnel de conversión. Hay herramientas de analítica web que permiten la segmentación, pero la más habitual (GA) no; aunque vamos a ver como se podría realizar pese a esta limitación.

Lo primero que hay que hacer es crear un perfil a nivel de cuenta que filtre el tráfico de cada segmento, es la forma más sencilla y con la que obtendremos datos más fiables. Para ello tendremos que haber diseñado una estratégia de repporting y tener los segmentos creados con antelación dada la naturaleza de la funcionalidad.

Si no hemos creado estos perfiles siempre nos quedará la posibilidad de utilizar los segmentos avanzados pese que Google Analytics no lo permita; podemos hacer la siguiente interpretación:

Tenemos que acceder al informe de contenido principal, y si tenemos todos los pasos del funnel en una carpeta, mucho más fácil es acceder a “detalles del contenido” y situarnos dentro de la carpeta donde están marcados todos los pasos.

De esta información nos quedaremos con los siguientes datos:

  • >  Paso del funnel o Nombre del paso
  • >  Páginas vistas únicas

Estos datos los copiaremos a la hoja de cálculo que utilicemos con más frecuencia y calcularemos el abandono de cada paso considerando el porcentaje de visitas que visitan el paso 2 respecto a las que hayan visitado el paso 1, y así con el resto de pasos.

Veamos un ejemplo:

comparando datos de embudo conversión por segmentosComparando datos de embudos de conversión por segmentos de tráfico






Una vez que tenemos esta información podremos hacer varios usos de ella. Por un lado se puede comparar el tráfico total con el de orgánico, redes sociales, etc. … y por otro lado, se podrá hacerlo respecto a otro período de tiempo para saber si hemos mejorado por el paso del tiempo o por cambios realizados en alguno de los pasos.

Eso es todo.

Si la web en cuestión es de ecommerce, hay veces que la información de usuarios que no pasan del paso 1 al paso 2 puede estar sesgada por la naturaleza de la web, un ejemplo bien claro sería que si la web carece de información sobre cargos adicionales (iva, gastos de envio, etc), habrá usuarios que únicamente iniciaran el proceso de compra con el único fin de  conocer el valor de esos gastos adicionales.

Para conseguir mejorar la conversión de nuestra web hay que pasar a la acción, y como he comentado al principio del post, empecemos por mejorar el proceso de conversión antes de realizar cambios en landing pages y demás; de esta manera el ROI puede ser mucho mayor.

Previous post

Comercio electrónico en redes sociales

Next post

15 Preguntas sobre Quora, la nueva "niña bonita"

2 Comentarios

  1. enero 19, 2011 at 12:08 pm

    Qué consejos darías para mejorar el proceso de conversión ??

    Gracias por compartir tus conocimientos.

  2. enero 19, 2011 at 12:23 pm

    Como consejo daría 2, el primero que realmente se tengan ganas de mejorar involucrando desde el equipo de marketing, programadores y dirección y por otro lado, utilizar datos y menos percepciones, leer best practices y intentar ver como adaptarlo a mi modelo de negocio.

    un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *