0
Shares
Google+

(Salvo por algunas tonterías que recibo de mi madre o de ciertos amigos, pero es inevitable).

 

Resulta casi increíble de creer. En el último mes, el porcentaje de correo basura que recibo en una de mis cuentas (que no tiene buenos filtros anti-spam) ha disminuído en un 400%. No, no exagero. De recibir 24/30 mensajes basura al día. He pasado a recibir 6/30. Y no es que mi  cuenta de correo haya evolucionado en tecnología. Ni mucho menos…

Hay una explicación que puedo ofrecer y que responde en gran parte al interrogante. Pero el motivo de comentar esto en el Blog es porque estoy convencido que si el E-mail Marketing no está bien visto es, entre otras cosas, porque hoy por hoy el correo electrónico comercial comienza a tener una asociación muy peyorativa por culpa de las malas prácticas actuales, siendo el SPAM, la más importante. Ergo, cualquier mejora en este aspecto facilitaría el desarrollo de un canal de comunicación con un potencial como pocos. Ahora la respuesta…

Esta es la crónica:..

Hace un mes estaba en Las Vegas con motivo del DMA 08 para dar una conferencia sobre Marketing Online. Las noticias locales me llegaban por medios inimaginables: servilletas, posa-vasos, televisión integrada al espejo del baño, etc. Pero como soy un triste clasicón, elegí el periódico en papel (Washington Post). Yo esperaba ver la típica portada de la recta final de unas presidenciales. Algo así como la caripela de McCain/Palin en contraste con la de Obama/Clinton. Pero para mi gran sorpresa, la portada de ese día era otra muy distinta. Decía: “El Departamento de Justicia de los Estados Unidos ha bloqueado ayer la actividad de una empresa de California que facilitaba el envío de más del 75% del SPAM que se envía globalmente cada día”. ¡Guau!!!!!!

De repente sentí un subidón de orgullo por la justicia de un país que no es el mío, pero que se muestra ejemplar en algunos aspectos. Aunque luego, mi lado escéptico me dijo: “Hmm…Ya veremos…”

Al día siguiente leí en el New York Times  – portada de la sección “Business Day” – otra vez la noticia. En esta ocasión comentaba que la Federal Trade Comission había triunfado contra los gangsters del Spam, al haber conseguido que la Corte Federal de Chicago congelara todos los activos vinculados al Grupo McColo de California. Explicaba que los correos que enviaban promovían réplicas de relojes de marca y drogas varias (para perder peso y para mejorar la capacidad anatómica del hombre). ¿A qué alguno le suena de algo?

A partir de ese día, pasó lo que les cuento en el primer párrafo. Y no es que demoró una semana o algo así. No. A partir de ese mismo día apenas si recibía correo basura…

Semanas después leo en el país que el tráfico de correo mundial se había reducido un 30% debido al cese de actividades de esta empresa de California (McColo Corp.).

Hay que entender que esto no ha sido un corte de raíz y que las empresas que emiten esos correos, en su mayoría norteamericanas y rusas, pueden restablecer tarde o temprano nuevas infraestructuras para su distribución.

Claro que todavía recibo algún mensaje como los de aquí abajo:

Pero ahora me importa menos porque no se ni lo que dicen. En cambio los anteriores me tenían tan cansado que estaba a punto de comprarme unas de esas maquinitas alargadoras de “ilusiones” o las pastillitas de “superhéroes” que tanto promocionaban.

¿A ti te pasó algo así?

Previous post

Entrevista a Ezequiel Triviño de Wikreate

Next post

En el reino Web 2.0 el que escucha es el Rey

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *