5
Shares
Google+

¿Sabes porqué hay inversores (o fondos de inversiones) que rara vez pierden dinero? O ¿porqué los “Venture Builders” crean negocios de rápido crecimiento?

Porque ambos entienden el poder de los mercados.

Warren Buffet respondió una vez cuando le preguntaron por oportunidades de inversión: “Mejor que una petrolera bien gestionada, es una petrolera mal gestionada”. Y ¿sabéis porqué? Porque en los mercados, el poder individual está licuado en el poder de las masas. No hay mucho que pueda hacer un hábil gestor por una empresa que sirve a un mercado en declive, y no son tantas las habilidades o experiencia que se requiere para hacer crecer una empresa que sirve a un mercado en clara expansión (ver curva en amarillo). 


No es ninguna novedad que una compañía que opera en un sector de alto crecimiento puede ser una buena oportunidad de inversión si con mejor financiamiento, tecnología o capital humano es capaz de crecer a un mayor ritmo o con menores costes unitarios de producción (eficiencia). De hecho, W. Buffet también supo decir que más vale invertir en una muy buena compañía por un precio justo, que en una compañía promedio (fair), a un precio bajo. 

También veréis que algunos Venture Builders europeos y sudamericanos están muy pendientes de los negocios que crecen y reciben mucho interés por inversores en los países del norte como Estados Unidos o Inglaterra. Esto les ayuda a “leer” las tendencias de mercados que, con alta probabilidad, se replicarán en el suyo local. Así luego impulsan negocios que tienen un alto crecimiento y gran atractivo para los fondos de inversión de su país. A esta actividad la denominan “copycat”.

Por ejemplo, ahora mismo (2019), en la mayoría de los países del hemisferio norte, vender productos o servicios de movilidad eléctrica, de análisis predictivo, de fintech, de iluminación LED, de cocinas de exteriores, de consumibles a base de cannabis, o de healttech (por nombrar algunos), es muy atractivo para los inversores o venture builders porque son sectores con una tasa de crecimiento muy por encima de la media sectorial en la que se encuentran cada uno. 

Nada de esto es nuevo, ya que desde los años 60 que se utilizan metodologías como las de la BCG (Boston Consulting Group), las de General Electric, o de McKinsey, para analizar el rendimiento de una cartera de inversiones. Todas muy exitosas en su aplicación porque la tasa de crecimiento de un mercado, y su participación relativa al líder – los 2 principales indicadores de análisis de esas metodologías – definían con bastante precisión el atractivo y la competitividad de una empresa (o unidad de negocio).

Si quieres entender mejor el funcionamiento y poder de los mercados, mira el vídeo.

2 conclusiones importantes sobre el poder de los mercados:

1.Que el poder del mercado se sitúa por encima del poder de cualquiera de sus integrantes (salvo en condiciones de Monopolio) 

2. Que si entiendes el funcionamiento de éstos, podrás invertir o emprender con una mayor ratio de éxito que la media.              

A veces nos enamoramos de una idea de negocio por lo original o innovador del tema (yo como emprendedor sufro de ese mal un par de veces al mes) porque nos motiva más algo nuevo y diferente que algo conocido y corriente. Es posible que el negocio termine funcionando, y que incluso sea un verdadero unicornio, pero las posibilidades de éxito se multiplican si el crecimiento del sector en el que se circunscribe ese negocio es evidente y acelerado. Es decir, si te apalancas en el poder de los mercados. Este poder está muy por encima del que uno pueda sumar con “experiencia, equipo, capital, tecnologías, etc”, con lo que vale la pena darle una importancia superior a esta variable de contexto.


Anécdota personal

Recuerdo algo que me sucedió cuando era más joven y me iniciaba al mundo de los negocios, que fue la primera vez que escuchaba a alguien narrar una experiencia verdadera asociada al poder de los mercados. Estaba en Miami, buscando comprar productos de electrónica para importar a Argentina, y conocí a un empresario -compatriota- que llevaba mucho tiempo allí haciendo crecer un negocio de importación y exportación. Un día, me lleva a desayunar a la Ocean Drive, y me cuenta como comenzó a hacer buenos negocios. Recuerdo que me decía: “Cuando me daba cuenta que se venía un nuevo éxito televisivo, como el de las Tortugas Ninja, contrataba la producción de merchandising (camisetas, mochilas, peluches, muñecos, etc) y lo distribuía a nivel nacional más rápido y económico que el merchandising oficial”. Marcelo era un oportunista, que sabía leer las tendencias de ese mercado. Sabía que detrás de cada éxito televisivo infantil venía una ola de demanda de merchandising. Repitió ese patrón muchas veces, luego replicó lo mismo con la electrónica y así continuó a varias categorías de negocio más. Para cuando yo lo conocí (1997), llevaba 10 años haciéndolo y era multimillonario. No era un ingeniero de la NASA, ni un licenciado en Harvard, pero era un emprendedor hábil y muy consciente del poder (y las oportunidades) de los mercados. 


Nota:

1. Podría parecer aquí que ninguneo el rol del emprendedor o del gestor de empresa, y si se percibe así, aclaro que no es lo que pretendo comunicar. Pero el equipo y el talento personal, está en un segundo lugar en comparación a las fuerzas del mercado. Este es más bien el mensaje que quisiera trasladar.

2. Normalmente escribo sobre Marketing Digital, que es parte del Marketing Operativo (una vez la estrategia del negocio ha sido definida). Y esta vez veréis que me he salido un poco del tema, ya que este estudio de los mercados corresponde al Marketing Estratégico y su objetivo de definir a qué mercado/s servir. El cambio de enfoque viene dado por un trabajo de campo que estoy realizando para escribir un libro sobre aquellas “leyes de mercados” que afectan al gestor de Marketing. Espero poder ir adelantando material en forma de artículos para compartir con vosotros en los próximos meses…

Previous post

Autopsia a TRENDY. Lecciones aprendidas de un fracaso.

Next post

This is the most recent story.

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *