1
Shares
Google+


Lo que los científicos han descubierto a través de diversos estudios (1960 – Robert  Zajonc), es que la familiaridad de una marca engendra preferencia. En inglés el efecto se conoce como “Familiarity breeds liking”.
El efecto psicológico de la exposición de marcas es muy conocido por los publicistas. Se sabe que la gente expresa una exagerada preferencia por las cosas solo porque le resultan familiares. Digamos que solemos evaluar mejor a un producto que a otro (esencialmente  igual) solo porque nos resulta más familiar (conocido) y es allí donde la exposición de la marca intenta dejar su huella.

Estos hallazgos han sido demostrados primero en otros campos como el de “atracción interpersonal” hace más de 100 años, y luego se han llevado al área de Marketing con experimentos más específicos. El principio de exposición es utilizado para caracterizar el fenómeno en el cual se comprobaba que a mayor frecuencia con la que una persona era vista por alguien, más atractiva e inteligente esa persona le parecía ser.
😉

Ahora bien, otros estudios demuestran que estas exposiciones pueden también tener efectos negativos en las evaluaciones de las personas a razón de la intrusividad y el exceso de frecuencia que la exposición implique.
Esto es así porque nuestra mente incluye mecanismos de selectividad  que le ayuda a lidiar con los millones de impactos publicitarios (aunque no sea ésta su principal función) que recibimos a diario y puede “bannear” ciertos mensajes. Vamos a decir, que puede categorizarlos como basura. Y esto, lógicamente,  no resulta positivo en la reputación de marca y por tanto afecta la evaluación de los productos o servicios relacionados a ella.

El verdadero problema para el hombre de Marketing en muchas empresas radica en la medición del verdadero impacto que estos esfuerzos publicitarios consiguen en los números del negocio. Ya que es sabido que la inversión en Branding suele ser considerable si se pretende realmente conseguir el impacto deseado, y no es tan fácilmente mensurable como los esfuerzos de Marketing de respuesta directa. Por tanto, las discusiones con el área de Finanzas resultan un tanto conflictivas, y los argumentos para conseguir los presupuestos esperados no siempre consiguen salir airosos a falta de fórmulas mágicas que los respalden.

¿Qué podemos concluir de lo anterior?

Que lo que se conoce como Branding es siempre una buena opción (constatable) para poder destacar en las evaluaciones subconscientes y consciente de nuestras audiencias.  No obstante es necesario vigilar no ser intrusivos (o, muy intrusivos según como lo definamos) y no excederse en la frecuencia o repetición.
El tema de las discusiones entre Finanzas y Marketing es tema para otro post, pero buscaba aquí aclarar que el Marketing Online no implica la muerte del Branding, sino por el contrario, se perfila como una combinación ganadora cuando se encuentra la dósis idónea de ambos recursos.

Previous post

Sobre lo fácil que es cagarla.

Next post

Búsquedas en tiempo real

4 Comentarios

  1. Diciembre 11, 2009 at 8:19 pm

    Creo que tiene que ver también con modas, es decir, en determinados productos, una marca la imponen unos pocos, luego varios quieren usarla, pero cuando llegan a ser demasiados ya no es buen vista.

  2. Diciembre 21, 2009 at 5:42 pm

    Creo que Juan Cruz acierta plenamente en que el branding no muere con los social media, sino que tiene que modificarse y adaptarse a las nuevas realidades del a Web 2.0

  3. Diciembre 23, 2009 at 11:58 am

    Claro que sí, Juan. Las redes sociales, dentro de marketing online, más que una amenaza son una oportunidad, siempre y cuando se sepan aprovechar. Con ellas podemos hacer un buen branding, ¿o es que para gestionar la marca no es importante la opinión de su seguidor? El público siempre quiere decir algo, por lo tanto, bien sea positivo o negativo, será mejor que lo sepamos.

  4. Gaston
    Abril 26, 2011 at 3:49 am

    Juan : buscando información para entender más la aplicación del branding caí ciegamente en este artículo. Soy tu hermano desde Argentina y solo quería decirte que me sirvió mucho y que siendo pura casualidad haberme informado desde tu artículo sin saber su emisor estoy tieso.

    Gracias Internet, gracias Juan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *