13
Shares
Google+

¿Qué es lo que tienes que hacer bien para que un emailing funcione?

¿Se trata del asunto? ¿Del diseño? ¿De la base de datos? ¿De la oferta? ¿Del día y la hora en que lo envías? ¿Del texto legal que habla sobre cómo darse de baja?

Muchas decisiones que tomar. Docenas. Puede que medio centenar.

Pero no son todas igual de importantes.

Es la regla 80/20: hay unas pocas variables que tienes que tener muy bien controladas porque te juegas la mayor parte del éxito o fracaso del emailing.

Del mismo modo, hay muchas más variables, el resto, que dan dolores de cabeza pero que tienen poco efecto final en el resultado.

Las primeras son las que tienen que acaparar la mayor parte de tu tiempo, dedicación y recursos económicos. Las segundas, una rápida supervisión es suficiente

Si recuerdas los tratados de marketing de cuando estudiabas, ya sabrás de qué estamos hablando.

La variable MÁS importante en una campaña de emailing (y por ende, en cualquier acción de marketing) es el QUIÉN.

El mayor peso en la buena marcha de la acción recae en las personas que lo van a recibir. En nuestro caso, la base de datos o lista de emailings.

Si vendes frigoríficos de última generación y haces un emailing a esquimales de Groenlandia, da igual lo que digas. Te has equivocado de público, el emailing fracasará no por el producto, el precio o los dibujitos del email, sino porque los esquimales dejan la comida en un armario fuera del iglú que no gasta electricidad.

La selección de bases de datos es la piedra angular de toda estrategia de emailing.

De dónde vienen los registros, cuánto tiempo hace que están en la base de datos, qué comportamiento tienen, si han sido machacados con emails poco relevantes, cómo los vamos a segmentar, etc. Todas estas cuestiones son críticas y es lo primero que tenemos que asegurar para que el emailing funcione.

Ahora bien, ¿seguro que siempre es así?

Hay una excepción: cuando tenemos bases de datos similares a las de la competencia y cuando todos enviamos los mismos emailings.

Y esta, es la situación más generalizada. ¿Acaso no tienes un continuo ‘déjà vu’ cada vez que abres la bandeja de entrada?

Es lo que ocurre cuando José Luis recibe un email de Orange, al poco rato otro de Movistar y mañana uno de Vodafone.

Son clónicos. José Luís es incapaz de ver las diferencias: todos hablan de “ofertas irresistibles”, “a la medida de tus necesidades”, “aprovecha ya”, con formatos, colores, imágenes y otros aspecto de diseño parecidos… podrías intercambiar los logos y no se notaría.

En estos casos viene a nuestro rescate la tercera variable que se revela como la llave para desbancar al resto: la creatividad del emailing.

El QUIÉN deja de ser decisivo y cede el mando al CÓMO.

Si todos los emails se parecen, si todos dice cosas parecidas a las mismas personas, entonces, la creatividad se vuelve la reina de la estrategia de emailings:

  • Aquél que redacte mejor el emailing conseguirá que le abran más.
  • Aquél que diseñe mejor la cabecera conseguirá más lectores
  • Aquél que seduzca con el copy y los visuales conseguirá más clics

En definitiva, aquél que consiga romper, sorprender, enganchar y convencer será quien consiga el éxito del emailing, el mejor ROI, la base de datos más fiel.

Aquel que lo consiga pasará de pensar lo que piensa la mayoría, que el “emailing ha muerto”, a pensar lo que piensan los listos de internet: el emailing es el arma más rentable, fiable y predible de toda estrategia en internet.

Y esto es precisamente de lo que hablaremos en mi sesión del Email Marketing Boot Camp:

  • Cómo conseguir mejores ratios de apertura con la línea del “Asunto” y del “De”
  • Cómo romper la monotonía exprimiendo las posibilidades creativas del email
  • Cómo redactar para conseguir el deseado clic
  • Cómo encontrar la creatividad correcta: la metodología de testing

Además realizaremos un caso práctico basado en todo lo anterior para asimilar los conceptos creativos y para que puedas ponerlos a trabajar nada más acabar la formación.

¡Nos vemos en unas semanas!

Previous post

¿Sabes quién, desde dónde y cómo leen tus mails?

Next post

Facebook, público personalizado y remarketing

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *