1
Shares
Google+

 

Y yo una bañera en cuba, que diría «El Gasofa«, un profe que tuve cuando cursaba E.G.B. Para los que no le conocísteis os diré que «El Gasofa» usaba esta expresión cada vez que alguno le pedíamos cosas casi imposibles. Como querer aprobar matemáticas con un 4.5 por buen comportamiento, por ejemplo.

Hay cosas que, aunque no imposibles, son poco probables. Y si creen que me refiero a lo de «para ayer» aún están peor que yo en la E.G.B. Esto de pedir cosas imposibles se refiere a lo de «quiero un viral«. Venga desde el anunciante o desde la agencia.

Es cierto que es lo más cool del panorama publicitario, algo que no cuesta mucho dinero y que funcionará con sólo colgarlo en YouTube. O eso dicen.
La verdad es otra y la realidad otra aún más distinta. Un viral no es un vídeo gracioso, no es un spot, no es una web…

Un viral es una idea, tan buena como para que cualquiera de nosotros como usuarios la queramos enviar a nuestros amigos porque sí. Sin ningún tipo de interés comercial, sólo porque sabemos que les va a gustar.

Esta idea puede estar en formato vídeo «youtubero«, web, microsite, powerpoint, foto o simplemente texto. ¿O no se acuerda del famoso «Atención, Hotmail cierra. Si no mandas este mensaje a todos tus contactos antes de una semana Hotmail y su servicio de mensajería Messenger se cerrarán«?
Si no lo recibí 20 veces no lo recibí ninguna. Manda narices.

Pero esté en el formato en el que esté, no se convertirá en viral hasta que el usuario lo decida. Así que como clientes y agencias dediquémonos a pensar buenas ideas y ya se encargará el usuario de convertirlo en viral.

Y por cierto, algo no se convierte en viral porque pongamos la casillita de «enviar a un amigo«. ¡Ojo! que además dicen que atenta contra la ley de protección de datos.

Está claro que hay ciertas claves para tener más papeletas en el sorteo vírico. Algunas evidentes, como aprovechar el momento. Recuerden como todos quisimos pinchar la rueda a Hamilton o descubrir por qué se desmayó Lopetegui. Otra clave evidente es crear contenidos afines. Vamos, que si al target le va la ingeniería, por ejemplo, hagan algo de ingeniería.

Algunas no tan evidentes pero grandes clásicos de ayer y de hoy como crear polémica con contenidos políticos, provocar risas o jugar con la frontera de realidad/ficción también funcionan. Y no digamos si  ya tocamos el tema del sexo. ¿No ha visto ya lo último de Diesel? Hasta en la sopa.

embedded by Embedded Video

Y luego viene la clave con mayúsculas: LA IDEA. ¿O acaso cuando Dove apostó por la belleza real pensaba en crear un viral? No, para eso ya hicieron esto.

embedded by Embedded Video

Bien es cierto que también hay casos inexplicables como el de Cadbury pero eso ya supera las fronteras de la psique humana, o por lo menos de la de un servidor.

Eso es lo bonito de todo este juego, el no saber si la campaña va a contagiar a miles de usuarios o no va a pasar de la libreta de contactos de la agencia y anunciante.

Si esto ocurre no queda otra que agachar las orejas y ver qué ha fallado. ¡Vayan ustedes a saber! El cliente puede que haya pensado que para algo que se va a ver pixelado en internet no hacía falta mucho presupuesto, puede que la idea del mega creativo no tuviera nada que ver con el posicionamiento de marca o puede que simplemente sea una burda copia de algo que ya estaba en YouTube.

Vayamos por partes. Para lo de que no hacía falta mucho presupuesto hay cientos de casos de éxito que demuestran que una producción online es tan cara o más que el spot más espectacular que recuerden. Grafitear el Air Force One, uno de los casos más famosos por ejemplo,  obligó a alquilar un Boeing 747 idéntico al del presidente de los USA, decorarlo y contar con una pista con sus militares y todo. Eso se lleva buena parte del presupuesto ¿no creen?.

Mención aparte se merece el tema del portal de vídeos. Algunos dicen que YouTube ha matado la creatividad, y no les falta razón. Botellitas que suenan por aquí que se convierten en spots de coches por allá. Remixes convertidos en cervezas, vídeos musicales que ejercen de directores creativos, iniciativas libres de contaminación consumista que de repente sirven para vender internet … Menudo despiporre de inspiración/plagio/totalelclientenuncaseentera. Esto da para tanto que lo dejaremos para otro día.

Está claro que es una herramienta perfecta para transmitir el virus, como lo puede ser Facebook, Twitter, los blogs o el tradicional email pero el vídeo y YouTube no lo son todo. Cada vez son más las webs que se convierten virales por su interactividad o por el valor añadido que aportan por el uso de la tecnología y las nuevas redes sociales. Así de primeras me acuerdo de que quise ver un fantasma o de que me encantó escuchar el single de unos desconocidos mientras me aportaban información sobre mi pueblo.

Y recuerden, nada de lo que acaban de leer sirve para mucho, experimenten con las nuevas tecnologías, denle al coco y, sobre todo, vigilen YouTube, la próxima idea puede que ya esté allí.

Previous post

Un cliente enojado comparte su experiencia con 3.000 personas

Next post

Email marketing práctico: emails relevantes.

7 Comentarios

  1. Patri
    octubre 2, 2008 at 3:54 pm

    Isus, me has dejado flipada con tu artículo.
    Gracias, lo primero y lo segundo, chapeau…. Qué grande eres enano!
    Por cierto, vaya relato a lo Chicho Ibañez Serrador…
    ME HA ENCANTADO y sobre todo que nos enseñas mucho a los que no estamos tan cerca de estas historias, a los aburridos que seguimos trabajando los medios convencionales….

    Sigue así, por favor

  2. octubre 2, 2008 at 4:46 pm

    ¡Qué buena la del fantasma! ya se me había olvidado. Es un ejemplo magnífico de web viral.
    Muy buena síntesis Isusko, ¡Gracias!

  3. bitrix
    octubre 3, 2008 at 8:30 am

    Gracias Isus por instruirnos, de verdad no sabes el gran favor que le haces a la profesión.

  4. nur
    octubre 3, 2008 at 9:33 am

    A q escuela has ido tú?
    «el gasofa»??? os amenazaba con incendiaros si os portabais mal?
    yo de mi infancia sólo me acuerdo de un tal «gallofa», especie de marioneta q vivia superaventuras! joder, q feos eran…
    Recuerdo q me daban miedooo y q solía tener pesadillas,
    pero tu maisu era muy «cccooolll»!
    y tan imposible es el «quiero un viral?»
    Me ha encantado el relato.
    Leerte es una forma sencilla de mantenerme, más o menos,al tanto de lo q pasa por ese mundo olvidado para mi llamado mktg y publicidad.
    Super entretenido e instructivo.
    merrrcii!!

  5. […] otro día estuve leyendo el artículo que Isusko (comandoefe) escribió en Blog de Marketing Online acerca de los virales. Lectura recomendada, aunque sólo sea para pasar un buen rato recordando […]

  6. cristinoski
    octubre 7, 2008 at 10:55 am

    Ya podrías ser tan bueno al frontenis como a esto.

  7. octubre 13, 2008 at 9:39 am

    Gracias a todos por los comentarios.
    A ver si en siguientes artículos seguimos así.

    Un saludo.

    P.D.: ese frontenis cuando y donde quieras jejejeje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *