2
Shares
Google+

El pasado día 24 de febrero de 2011, Google anunció cambios importantes en su algoritmo con el fin de combatir los sitios Web que generan contenidos de baja calidad (de momento solo en USA), tras un período de tiempo en el que se comentaba que estaba perdiendo la utilidad de sus resultados. De hecho, para muchos, el anuncio ha sido una manera de reconocerlo.

En principio, el cambio, lo que indica es que lleva tiempo trabajando en ello y el anuncio supone, como siempre, beneficiados y perdedores.  Algunos analistas piensan que debe de haber un estímulo para generar contenidos superficiales y mediocres, y ese incentivo parece ser la publicidad.

En general, se diferencia entre los “spamers” y las granjas de contenidos. Este cambio anunciado está dirigido a los segundos. Por tanto, es evidente que aquellos sitios que tienen un mayor peso en cuanto a calidad se ven beneficazos, y estos son, entre otros,  las redes sociales, sitios como la enciclopedia Británica, periódicos y medios de comunicación. En el otro extremo, sin citar a nadie, ya se los implicados hablan de caídas de más del 25% en el tráfico, pero la realidad es que hay estudios que indican pérdidas de tráfico del 94%.

Esta acción es similar a la que hubo en su momento con las granjas de enlaces, a pesar de las opiniones más o menos encontradas , al final es una forma de reforzar el mensaje que desde el principio de los buscadores, como herramientas útiles para encontrar información, han venido haciendo… y es muy sencilla: todos, absolutamente todos los usuarios de Internet deseamos contenidos de calidad.

Este cambio en el algoritmo, y muchos que seguro irán viniendo sin que nos demos cuenta, tiene implicaciones en la forma en cómo afrontaremos las campañas de marketing en los próximos meses, pues que los ganadores sean las redes sociales o que entre los perdedores se reporten comparadores de producto, tiene implicaciones en los resultados de las campañas más allá de lo que puede suponer una mejora en el posicionamiento.

En unas semanas iremos viendo si tiene impacto en Europa y, quizá sin darnos cuenta, se irá modificando la forma en cómo usamos Internet… al fin y al cabo seguiremos haciendo click allí donde nos parezca más apropiado, pero desde un punto de vista estratégico, conviene ir analizando la evolución

Previous post

La fuerza del viral.

Next post

El método AIDA aplicado al dashboard de una web

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *