4
Shares
Google+

Después de todos estos años, todavía tengo la sensación de que esto de Internet es un granito de arena. Cuanto más me parece que he aprendido, más me parece que me queda por aprender. Cuando veo a muchas personas que se esfuerzan día a día en sacar adelante proyectos, en mejorar las ventas…, siento que siempre hay mucho por aprender.

La teoría de la evolución, basada en la observación, se puede reducir a algo tan sencillo como la capacidad de adaptarse a los cambios. En escala de tiempo, se ve como las variaciones de ciertos factores están influenciando la forma en cómo las especies han de adaptarse a las nuevas condiciones o su destino quizá es desaparecer. En el día a día, la evolución no es más que una conversación en el ascensor sobre el tiempo.

Internet en escala de tiempo ha evolucionado de una manera vertiginosa, en el día a día, también es como una conversación en el ascensor: “si si, te posiciono la página en primera por 80€”.

Intento imaginarme qué es una empresa como Google, es algo tan cercano ¿verdad?, posiblemente no conocemos el nombre de la compañía que nos subministra la luz, pero a Google si. Recientemente, publicó algunas imágenes de sus centros de datos, la verdad es que visitar uno de ellos es un sueño para mi. También cumplen con la teoría de la evolución, aquí ya no hablamos de escalas de tiempo ni de momento presente, simplemente han de evolucionar o morir bajo la presión de la demanda de datos.

Conseguir posicionar en los resultados de búsqueda nuestra páginas ha tenido un fuerte proceso evolutivo, el factor de más peso que ha empujado no solo al cambio de mentalidad a la hora tanto de construir las páginas como en la propia estrategia de marketing, ha sido el interés por estar listados en los resultados de búsqueda, si, de Google, porque al fin y al cabo, al menos en España, nadie tienen en mente como necesidad aparecer en primera posición para otros buscadores, digamos que es un más a más de la labor de posicionamiento.

Después de todos los esfuerzos que está haciendo el buscador, en todos los ámbitos, de alguna forma ha modelado la Web y ha esculpido tendencias incluso de diseño. Solo tienes que mirar a principios de este año de la crisis del 2012, para darte cuenta que no hay crisis en el pensamiento de Internet, ni en su evolución, lo que seguro que hay es un cambio de método y de pensamiento.

En estos últimos meses, cuando hablo de posicionamiento, me pregunto si no estoy hablando de un marketing de listados. Lo que intentamos hacer es listar nuestras páginas, pero quizá la propia evolución de los conceptos SEO nos esté orientando más a una filosofía cercana a las campañas en Adwords.

Cuando miramos los números de las campañas SEO, cada vez se aprecia con más claridad que lo que funciona es la marca. Aquello que vende, que atrae visitas, es nuestro nombre. Los demás conceptos, basados en el SEO clásico, cada vez tienen unos CTR’s más bajos y contribuyen a caídas en las tasas de conversión que analizadas con la perspectiva adecuada no justifican al visitante paracaidista como un futuro comprador.

Si los datos de algunas palabras clave que utilizamos para posicionamiento los pensáramos en términos de una campaña en Adwords, seguro que ya la hubiéramos parado. Nunca cruzamos los datos de conversión con la posición que tiene una palabra clave en SEO, tal y como lo haríamos en cualquier campaña de publicidad on line.

Este concepto sería algo así como preguntarse cómo los copys que utilizamos en los títulos de las páginas, que nos traen visitas orgánicas porque han posicionado bien, afectan a nuestra tasa de conversión y a la tasa de rebote. De alguna forma, lo que estamos incorporando es el valor del postclic en las campañas SEO.

No parece que Google se vaya a conformar con las páginas que tienen un buen ranking, eso sería hacer marketing de listados, el valor está en saber qué hace que las personas pasen tiempo en una página, decidan regresar y quizá hacer una compra…, eso es marketing en buscadores.

Es cierto que los casos son infinitos, que el blog tiene casi por obligación una tasa de rebote muy alta y que aunque los medios de comunicación luchan intensamente por posicionar sus páginas de noticias, al final los parroquianos entran escribiendo la URL, pero el fondo de la cuestión, está en saber si has encontrado lo que buscas, y esto solo lo decides tu como usuario de Internet.

Aparecer el primero en el listado, quizá ya no sea tan buena idea, es posible que poco a poco lo importante sean los números que hay detrás del clic en una búsqueda orgánica. Esto es evolución, porque sería dotar a una campaña SEO de una estrategia que no solo se basa en conseguir mejores puestos, sino en obtener buenas visitas.

Crédito de la fotografía: centro de datos de Google, pequeña vista de un pasillo lleno de servidores. No hace falta que te diga que esto es una parte microscópica del todo. Conoce más en http://www.google.com/about/datacenters/

Previous post

De cómo tuitear mientras dormimos sin que se convierta en una pesadilla

Next post

Gamification, tendencia creciente.

1 Comentario

  1. febrero 15, 2013 at 1:40 pm

    Muy bueno! gracias! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *