0
Shares
Google+

Las redes sociales no producen nada, haciendo una reducción al absurdo, es un disco duro lleno de fotos y mensajes en el que millones de personas de todo el Mundo emplean su tiempo y vuelcan contenidos mayoritariamente banales y prescindibles en el tiempo.

Puro humo sobrevalorado que muchas voces lo califican de burbuja. Esto naturalmente no quiere decir que no se trate de empresas con grandes posibilidades, sino que deberán seguir creciendo e incorporando nuevas vías de ingresos, además de hacer crecer las actuales.

El potencial de las redes sociales es básicamente su capacidad dinamizadora, por un lado sus usuarios están familiarizados con el uso del sitio y su experiencia en la forma de interaccionar con las aplicaciones, tras muchas horas empleadas en un entorno, que acaba siendo familiar y confiable. Por otro, las acciones del usuario son transmitidas en su red de conocidos, lo que puede ser entendido como una acción de recomendación.

Cuando recomendamos estar presentes en redes sociales, crear una comunidad, hacer marketing social, poner enlaces en nuestras páginas hacia nuestro rincón social, lo que en realidad estamos haciendo es generar tráfico de salida, mucho, con la esperanza que la red social nos dé “un poco de tráfico de retorno”. Todos contribuimos a magnificar el humo, a mantener un crecimiento sostenido y vertiginoso, emitiendo pequeños mensajes que no tienen ningún valor.

Si, bajar al nivel del cliente, hablar su lenguaje, bla bla bla. Sinceramente, abrir una página en una red social genera contenidos en ella y facilita que sus usuarios pasen más horas en la red social y menos tiempo en nuestra Web.

Esto no tiene sentido prolongarlo eternamente, para las redes sociales es necesario aprovechar su capacidad dinamizadora para ser productivas y generar valor. Y para las marcas ofrece la posibilidad de llevar sus productos o servicios a un entorno donde los usuarios pasan muchas horas enganchados a las actualizaciones de sus conocidos, juegos y otras aplicaciones.

En pocas palabras, nos acercamos a una nueva oportunidad de enfocar el comercio electrónico a productos estrella, orientado a personas que tienen interés en consumirlos, la experiencia de uso de la red social, un entorno familiar y confiable.

Ya existen compañías que han empezado a probar las posibilidades de venta a través de Facebook, y otras muchas han realizado “experimentos” de interacción con los usuarios de las redes sociales. Personalmente, me gustan mucho los protagonizados por Diesel e Ikea.

Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTube

Pero ninguno de ellos tiene una acción de venta completa dentro de la red social. Por ejemplo Nine West o 1-800-flowers.com

Todavía queda mucho camino por avanzar en el entorno de las redes sociales, medios de pago y formas de fidelización de clientes, pero no es bueno mantenerse en el concepto de marketing que hemos conocido hasta 2010, conversar con nuestros seguidores no es suficiente ni para ellos ni para las marcas, 2011 debe de empezar una nueva experiencia de comercio electrónico en redes sociales, existen ya aplicaciones basadas en flash u otros entornos que facilitan el inicio, pero no son una apuesta real, integrada y uniforme.

Previous post

Criterios de selección de proveedores de listas de emails

Next post

Segmentando funnels en Google Analytics

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *