0
Shares
Google+

El Egosearch es uno de los neologismos que se utilizan para referirse a la práctica de consultar en los buscadores nuestro nombre para comprobar los resultados que se obtienen, algunos podrían indicar que es una modalidad de vanidad 2.0 y claro hay algo de cierto en esto, pero más allá de los egos una realidad concreta se presenta: cada vez más buscadores, redes, blogs y otros medios sociales nos permiten encontrar información de personas, por qué no entonces monitorear la información sobre nosotros a la que otros acceden? La reputación online no sólo está relacionada con marcas, empresas, productos sino que también es un concepto ligado a las personas. Como individuo y profesional, puedo ser rankeado, catalogado, calificado, recomendado, comentado, entre otras posibilidades.

Quién alguna vez no ha “googleado” para indagar sobre lo indexado con su nombre y apellido? El hecho de no contar con una respuesta concreta acerca de qué tan a menudo se practica el Egosearch impulsó una encuesta online dirigida a profesionales para que respondieran sobre la misma e indagar sobre esta costumbre que en algunos casos puede resultar de excesiva vanidad a los ojos del resto. Señalo que muchos de quienes fueron sumándose a responder están relacionados con la industria de Internet lo cual introduce un sesgo importante. Mientras recibía respuestas a la encuesta que se llevó adelante gracias a la aplicación LinkedIn Polls, surgió que al plantear el rango de opciones faltó una opción mensual, por lo que las respuestas que iban más allá de la semana quedaron incluidas en “no muy frecuente”. Habituada a hacer búsquedas a diario sobre mi misma, desconté que la mayoría lo haría más a menudo. Pero quien dice qué es poco o es mucho?

La encuesta convocaba a responder la siguiente pregunta: ¿Con qué frecuencia se googlea Ud. mismo?* , se utilizó un rango de 5 opciones cerradas que fueron las siguientes:

– Más de una vez por día.

– Diariamente.

– Una vez por semana.

– No muy frecuentemente.

– Nunca.

Según se aprecia en el gráfico 1 del total de 152 los participantes que accedieron voluntariamente a responder a la pregunta hubo una mayoría del 62% que respondió que no lo hace muy a menudo, esto es con una frecuencia mayor a la semanal. Seguido por un 17% lo hace una vez a la semana. Mientras que el 9% no lo realiza nunca, sólo un 5 % lo hace diariamente y el 4 % varias veces al día, lo que daría un 9% de ávidos o fanáticos de Egosearch, entre los que me encuentro.

Gráfico # 1
Resultados Totales

Al tomar las respuestas por tamaño de la empresa no encontramos con que en las compañías medianas se observa un 84.6% que no se googlea muy seguido frente a un 38.4% de las empresas en una escala superior.

Gráfico # 2
Resultados por Tamaño de Empresa
Otro de los gráficos (# 3) por Función o tareas muestra que en el ámbito Académico y Marketing la mayoría no se googlea muy seguido siendo el 100% y el 88 % respectivamente – muy llamativo en el caso de los marketineros donde quizá un a diario o muchas veces al día pareciera no tener cabida, mientras que en IT no existe el no muy seguido es amplio el rango ya que mientras que el 33% dice nunca practicar el Egosearch el hacerlo a diario o semanalmente suman casi el 667% (33% respectivamente).
.
Gráfico # 3
Gráfico Resultados por tipo de Función



Si analizamos el gráfico por género (# 4) vemos que las féminas son algo más vanidosas, o al menos practican con mayor asiduidad el egosurfing, sólo un 6,6% de las mujeres no lo practica nunca, el 63% no lo hace muy seguido aunque muchas veces al día y a diario suman en total casi un 14% (6,9% respectivamente) .


Gráfico # 4
Resultados por Género
Aquí se pueden consultar todos los resultados de la encuesta sobre Egosearch

Esta encuesta apuntaba a obtener algunos datos, los cuales no son concluyentes ni de rigor estadístico por lo que los tomamos a modo de referencia sobre esta práctica. La consulta además actuó como un disparador para invitarnos a reflexionar sobre el tema de la reputación online personal. En muchos comentarios surgió que quienes realizan de manera reiterada el Egosearch emplean herramientas que permiten automatizar y conocer la propia visibilidad en buscadores y medios sociales. Uno de los recursos mencionados fueron los alertas de Google , si bien hay otras herramientas gratuitas que no sólo nos permiten monitorear nuestra visibilidad online también nos ayudan a determinar en parte nuestro grado de influencia en un nuevo escenario, por lo que bien valdría el encarar otro artículo futuro sobre este tema y así profundizar en el mismo.

Monitorear la propia “marca personal” es relevante para todo individuo y profesional y en la era de las interacciones es fundamental posicionarse adecuadamente. Popularidad y reputación no son sinónimos, pero están íntimamente relacionados. No es necesario ser una celebridad para aparecer en los buscadores y de hecho, muchas veces ignotos personajes ganan popularidad –voluntaria o involuntariamente- gracias a determinados contenidos subidos a la web por ellos mismos u otros usuarios. La visibilidad y el grado de influencia son factores que cobran valor y confluyen en la reputación. Lo que hagamos o dejemos de hacer al respecto influye y tiene consecuencias positivas o negativas. El alcanzar una buena visibilidad nos pone en ventaja por sobre otros profesionales con calificaciones similares (o no). Es bien conocido que consultoras o cazadores de talentos están avocados a la tarea de encontrar datos sobre candidatos que revelen más que un Curriculum Vitae, nuestra huella pública en Internet vaya que habla por y acerca de nosotros. Ciertos usuarios avanzados definen integrar en una misma aplicación todas sus participaciones en Internet generando un lifestream o flujo de vida en el que es posible integrar los feeds de otras participaciones como blogs, Twitter, Flickr entre otros. A no confundir, nuestro “lifestream” no equivale a nuestra vida o actividades conectados -es el creado y promovido por nosotros mismos- sería algo así como una biografía autorizada de nuestras participaciones visibles y accesibles vía web, es lo que yo admito hacer público en Internet y de alguna manera lo puedo organizar, brindarle un orden cronológico.

Como individuos podemos tener una participación en nuestra identidad, el gestionar la reputación online personal es un activo importante con el que contamos, pero tomemos en cuenta que esa identidad es dinámica y además cuenta con la participación de otros usuarios que interactúan con nosotros, nos recomiendan, comentan nuestros posts y se interrelacionan con lo que generamos en una conversación pública. La reputación online se puede ganar, perder, monitorear, gestionar, proteger, compartir. Un buen primer paso para el adecuado gerenciamiento de nuestra marca personal online es monitorearla, traigo al tapete una frase del ABC del Management que bien vale la pena considerarla: “Lo que no se mide no se gestiona”. Y tú (vos), con qué frecuencia te googleas?

* Cabe destacar que en este caso usamos como el termino “googlear” tomando el nombre de Google gracias a su popularidad de uso que se ha convertido un verbo.

Previous post

¿Cómo usar Google Analytics para Optimizar Campañas Adwords? 3a. parte

Next post

La fábula del pastor y el viral.

6 Comentarios

  1. febrero 10, 2009 at 1:49 pm

    Lore,

    Muy bueno el artículo, especialmente porque no hay datos sobre el tema y está bueno poner un poco de luz.
    Me parece muy curioso lo que pasa en el mundo académico.

    Saludos,

    Matías

  2. febrero 10, 2009 at 6:39 pm

    Gracias Matias! Es una buena manera de instalar el tema y hablar no sólo sobre el egosearch sino lo que estamos haciendo o dejando de hacer con nuestras huellas y reputación en internet.

  3. febrero 10, 2009 at 8:47 pm

    Buenísmo! – un par de comentarios completamente triviales – a este tipo de búsqueda se les está llamando «Vanity Search», o por lo menos así lo he escuchado dentro y fuera de Google varias veces. La segunda es hasta divertida, vayan a:

    http://www.googlefight.com/

    Salu2.
    GA

  4. febrero 12, 2009 at 2:27 am

    Completé la encuesta y me sorprendió mucho la cantidad de gente que se googlea con muy poca frecuencia, teniendo en cuenta que quienes votan son usuarios de internet. Lo que me pregunto es si toda esta gente practica el googlear a otros para tener referencias o si tampoco usan esta poderosa herramienta para saber más de la persona con la que van a trabajar.

  5. abril 20, 2009 at 2:46 pm

    Muy buenos los datos expuestos….eso si, en España creo que pocos se Googlearán poco ya que Google es claramente el buscador más utilizado….SL2

  6. noviembre 18, 2009 at 4:05 am

    Excelente Art. Lorena.

    Aqui dejo mi blog personal,

    http://demiwordyteclado.blogspot.com/2009/11/los-medios-digitales-una-oportunidad.html

    Los invito a participar, tengo varios años de experiencia en la investigación de Mercado y me apasiona esto de compartir y comunicar.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *